Consejos prácticos para viajar embarazada en coche

| |

Estamos en la época del año en la que más gente disfruta de unos días de vacaciones. Si estás embarazada y tu matrona no te lo desaconseja, una escapada a algún destino tranquilo y relajante os sentará fenomenal tanto a ti como a tu bebé .Sin embargo, debes tomar precauciones para viajar con seguridad ya que estos días las carreteras están más peligrosas.

La operación salida de unos se une con la operación retorno de otros, además de con los numerosos desplazamientos cortos de los que se encuentran en su destino de vacaciones. El elevado volumen de tráfico, los despistes, las imprudencias o el cansancio, hacen que aumente considerablemente el riesgo en carretera.

4 Consejos para viajar durante el embarazo

vacaciones

Utiliza los mejores dispositivos de seguridad a tu alcance: Es imposible controlarlo todo y siempre podemos vernos involucrados en un accidente. Afortunadamente existen dispositivos de seguridad que pueden protegerte y salvar tu vida y la de tu bebé en muchas situaciones, un frenazo brusco, un accidente leve, una salida de vía, un choque con otros vehículos:

1) Ponte el cinturón de seguridad siempre

Durante todo el embarazo y en todos los asientos del coche. Y asegúrate de colocarte las dos bandas correctamente:

Los expertos en seguridad vial recomiendan usar un adaptador que guía las dos bandas del cinturón para evitar errores de colocación que puedan perjudicar al bebé. El cinturón de seguridad para embarazadas reduce el riesgo de daño fetal, algunos incluso en un 53%, según en los tests de impacto realizados con una dummy embarazada.

Si aún no tienes ninguno, en www.parareciennacidos.com tienen una guía bastante completa de cinturones para embarazadas donde despejan unas cuantas dudas que suele tener toda futura mamá.

2) Mantén activado el airbag frontal durante todo el embarazo

Sólo debes tener la precaución de dejar 25 cm entre el airbag y tu cuerpo. Ese es el espacio que necesita el airbag para inflarse y  nunca deberías chocarte con el airbag antes de que haya acabado de hincharse. Si viajas en el asiento del copiloto coloca el asiento alejado del salpicadero para respetar la distancia de seguridad con el airbag. Si vas conduciendo, aléjate lo más posible del volante y regúlalo orientándolo hacia el pecho para evitar que el airbag golpee tu cara o tu vientre si se produce un impacto y salta el airbag.

3) Exige que todos los ocupantes del vehículo lleven correctamente colocado su cinturón de seguridad

Tampoco lleves equipaje suelto dentro del coche. Si llevas mascotas, éstas también deberían ir bien sujetas con un cinturón de seguridad especialmente diseñado para ellas. Cualquier cuerpo o elemento puede convertirse en un gran peligro si no va adecuadamente agarrado dentro del vehículo.

4) Reduce al máximo los riesgos de sufrir un accidente

No se trata de ir con miedo, sino de tomar todas las precauciones que estén en nuestra mano para reducir los riesgos en carretera. Tanto si conduces como si vas de copiloto, preocúpate de seguir estas recomendaciones:

  • Planificad el viaje. Evitad poneros en carretera en las horas y días de más tráfico. Llevad la ruta bien preparada para que el conductor vaya tranquilo y relajado. Si dudáis en alguno de los desvíos a tomar, siempre es mejor equivocarse y tener que dar la vuelta que realizar un giro o frenazo brusco que pueda provocar un accidente.
  • Respetad las normas de circulación. Puedes pensar que en algún caso las normas son exageradas, sobre todo en lo que respecta a las limitaciones de velocidad, pero en estos días con las carreteras cargadas de tráfico y esperando un bebé, es mucho mejor pasarse de prudente que arriesgarse a tomar una curva a más velocidad de la debida. Estás esperando un bebé. ¿Qué importancia tiene llegar una hora antes o después a tu destino de vacaciones?.
  • El conductor no debe utilizar el teléfono móvil ni manipular navegadores, radios u otros aparatos electrónicos mientras conduce. En días de tanto tráfico toda la atención debe estar en la carretera.
  • Mantened la serenidad y el buen humor dentro del coche, aunque el comportamiento de algunos conductores sea poco cívico y altere tu calma. Vale más la pena frenar y dejar pasar a un conductor grosero e irresponsable que ponerte en riesgo para exigirle que respete tu prioridad de paso.
  • Realizad paradas frecuentes, para que la persona que va conduciendo descanse y tú puedas aprovechar a estirar las piernas y dar un breve paseo.
Previous

¿Cómo organizar una fiesta infantil?

Deja un comentario