Cuidados básicos del contorno de ojos

| |

Los ojos son uno de los protagonistas del rostro. En constante movimiento y expuesto a todas las miradas, necesitan cuidados y mimos para que su belleza no se apague. El cuidado del contorno de ojos es lo más importante para lucir una mirada atractiva. De nada sirve aplicar color, si se tiene una piel deshidratada, ojeras, párpados hinchados, bolsas…

Las arrugas del contorno de los ojos son las primeras en aparecer dado la multitud de movimientos que se hacen con ellos durante el día. La zona del contorno de los ojos posee 22 músculos y la piel es muy fina y sensible. El espesor de la misma es de 0,33 milímetros siendo muy frágil a las agresiones exteriores (frío, viento, sol, ambientes contaminados…). Hay que tener especial cuidado con los rayos ultravioleta ya que causan daños al colágeno y elastina y resecan fuertemente la finísima piel de esta parte de la cara. Las arrugas de expresión pueden aparecer desde muy jóvenes y las “patas de gallo” a partir de los 30 y los 40 años.

El contorno de los ojos es la zona que envejece antes que las demás ya que hay menor cantidad de fibras de colágeno y elastina. No hay glándulas sudoríparas, habiendo muy pocas de sebáceas. Hay una gran concentración de vasos sanguíneos y los sistemas microcirculatorios sanguíneos y linfáticos son más lentos.

La piel de las mujeres fumadoras envejece debido, principalmente, al humo del tabaco. También por la costumbre involuntaria que tienen de cerrar los ojos para evitar el humo del cigarrillo. Este gesto fuerza la aparición de un mayor número de pliegues que, irremediablemente, se convierten en arrugas.

Para una piel deshidratada

Debes usar una crema contorno de ojos que aporte a esa zona tan delicada y sensible los nutrientes esenciales para mantener una piel saludable, al mismo tiempo que la protege del sol.

Para las patas de gallo

Hidratar muy bien el rostro, evitar las exposiciones prolongadas al sol y los gestos expresivos bruscos. Aplicar una crema nutritiva específica para prevenir las pequeñas arrugas. Debes leer con la luz por encima del libro, a unos 30 cm de los ojos. No debes ver la TV a oscuras. Si se trabaja con ordenador hacer las pausas correspondientes (cada hora descansar 10 minutos). Debes evitar la exposición a luces intensas. Las exposiciones al sol deben ser de corta duración, con filtros ultravioletas y gafas para proteger los ojos. Dormir 8 horas diarias para que la piel aparezca relajada.

Para la hinchazón

Si el problema es la hinchazón de párpados, procura aplicar apósitos o compresas de algodón humedecidas en manzanilla, y dormir un poquito más.

Para las ojeras

Cuando se es joven las ojeras aparecen por falta de sueño, cansancio o debido a una congestión vascular. Sin embargo, las ojeras suelen ser un mal común en todas las mujeres a partir de los treinta. En la madurez el tener ojeras permanentes puede ser debido a una microcirculación de retorno lenta o a una hiperpigmentación de la piel, todo ello de origen genético. Para mantener la zona de alrededor de los ojos con un mejor aspecto es necesario descansar suficientemente e hidratar esta zona para que se mantenga elástica.

En el maquillaje  el mejor aliado es un corrector. Se debe echar antes de poner la base de maquillaje. Su aplicación es sencilla, debes hacerlo en la zona del lagrimal, los costados de la nariz y la línea de las pestañas.

Para las bolsas

Más difícil solución tienen las bolsas. Su aparición suele estar ligada a la retención de líquidos o a la herencia genética.  Las bolsas, en la mayoría de los casos, son debidas a un engrosamiento de la piel y a la retención de agua y grasa bajo los párpados. Es difícil disimularlas, la intervención quirúrgica es lo más efectivo.

Previous

¿Cómo evitar los labios secos, agrietados, pelados o con pellejos?

¿Cómo ha cambiado la belleza femenina a través de los siglos?

Next

Deja un comentario